Recicla-Alicante ofreció un taller de risoterapia en la Residencia de Benejúzar
La ONG Recicla-Alicante ofreció el pasado sábado 15 de diciembre un taller de risoterapia en la Residencia de Personas Mayores Dependientes de Benejúzar. 
Durante prácticamente toda la mañana, tanto mayores que conviven en el centro como trabajadores, pasaron un rato entre risas y buen humor con las pruebas que  les ponía nuestra compañera Noelia.
Se jugó con globos, pañuelos, muñecos de peluche, se bailó... un gran número de juegos que provocaron las risas entre los asistentes.
Un buen taller de risoterapia ayuda a tener un buen estado de la salud y anímico de la tercera edad, potencia su felicidad, su alegría y su dicha por seguir viviendo.
Según estudios, la risa forma parte de nuestra vida desde que hacemos pero conforme vamos creciendo, van desapareciendo esos momentos de sonrisas. De hecho, un niño es capaz de reír unas 300 veces de media al día y un adulto tan solo lo hace de 15 a 100 veces diarias.
A pesar de que la risa no puede hacer desaparecer la enfermedad, sí que está demostrado que el estado de ánimo del enfermo puede contribuir a la curación de la dolencia. Por eso, las personas mayores, que suelen padecer más enfermedades que el resto de personas, deberían practicar más la risoterapia y así aumentar su estado de ánimo y con ello ayudar en las posibles enfermedades que puedan padecer. 
En el momento que una persona empieza a reír se activan 430 músculos a la vez, los pulmones trasladan 12 litros de aire, cuando lo normal es que solo mueva 6, y en consecuencia el corazón se fortalece porque se intensifica el riego sanguíneo.
La risa posee grandes beneficios para todos, pero para las personas mayores toma un sentido mucho más profundo porque les hace vivir sus días de forma más placentera, tanto física como emocionalmente.