Esta tecnología de última generación del Hospital Universitario del Vinalopó ofrece resultados extremadamente precisos y mejora la capacidad de diagnóstico
Con el miedo aún en el cuerpo, Rosa llegó al Hospital Universitario del Vinalopó en ambulancia, con su marido inconsciente y grave tras sufrir un aparatoso accidente de tráfico. Se lo llevaron directamente al TAC para valorar sus lesiones. Y tras prepararle, bastó minuto y medio para obtener una imagen detallada de las fracturas y contusiones fuertes sufridas en todo su cuerpo y extremidades. Con la información obtenida, los profesionales pudieron actuar con rapidez y evitar complicaciones.
 
José Miguel estaba hablando con una compañera de trabajo cuando se sintió indispuesto, con mareos y dificultad para hablar. De su boca no salían las palabras que él quería decir. Se asustó mucho. Un SAMU le trasladó rápidamente al Hospital del Vinalopó, y ante la posibilidad de que los síntomas fueran los de un infarto cerebral, a José Miguel le hicieron un TAC. Los resultados, extremadamente precisos, permitieron tomar decisiones a los profesionales sanitarios que ayudaron a evitar lesiones más graves a José Miguel.
 
Diagnosticar en 90 segundos al herido grave de un accidente de tráfico con múltiples traumatismos, detectar un infarto cerebral inminente, o saber con exactitud la perfusión de un órgano o la composición de un cálculo puede ser clave para salvar a un paciente o programar una intervención o instaurar un tratamiento. El nuevo TAC del Hospital Universitario del Vinalopó ha revolucionado el diagnóstico por imagen y muchas de las intervenciones mínimamente invasivas que se realizan en la provincia de Alicante.
 
Esta tecnología de última generación, además de la rapidez y la precisión, reduce al mínimo la radiación al paciente gracias al algoritmo de reconstrucción y el doble tubo, que lo convierte en un TAC mucho más veloz. La jefa del Servicio de Radiología del Hospital del Vinalopó, Ángeles Franco, ha recordado que la radiación es proporcional al tiempo de exposición. «Ahora mismo nuestro TAC se puede considerar que tiene el perfil máximo de seguridad en lo que se refiere a la dosis de radiación, todas sus características nos colocan a la cabeza de la tecnología de la Comunidad Valenciana».
 
Una vez más, la tecnología se ha convertido en el aliado perfecto para profesionales y pacientes del Vinalopó. En el caso de las exploraciones de pacientes politraumatizados, la doctora Franco ha asegurado que «la rapidez en el diagnóstico puede ser clave y el tiempo que pasa el paciente fuera del Servicio de Urgencias o la UCI es tiempo de riesgo porque es un paciente inestable». Por ese motivo un TAC tan rápido y tan preciso en la información que aporta supone un gran avance. Además también es posible hacer estudios con mayor cobertura: «Ahora cabe el paciente entero, incluidas las extremidades, y se puede valorar a este tipo de pacientes tras una exposición de apenas 90 segundos».
 
Y si la velocidad es importante para un paciente de Urgencias, no lo es menos para aquel al que hay que hacerle una perfusión pulmonar por ejemplo, como consecuencia de un trombo. «El nuevo TAC permite ver cómo está vascularizado el pulmón aumentando la precisión en los estudios de trombos», explica la jefa de Radiología.
 
Otra de las aplicaciones más destacadas de esta nueva tecnología, según ha explicado la doctora Franco, es la realización de estudios cardíacos y de arterias coronarias. «Ahora podemos realizar un estudio de las arterias coronarias, con frecuencias cardíacas muy altas, y obtener resultados muy claros y precisos, es decir, podemos explorar el corazón con nitidez en un solo latido, esto hace posible estudiar las arterias coronarias sin necesidad de hacer un cateterismo», ha asegurado la doctora Franco.Esta técnica puede cambiar el estudio del dolor torácico.
 
Además, el nuevo TAC del Hospital Universitario del Vinalopó facilita una información tan concreta que permite distinguir tejidos y saber exactamente la composición de una masa tumoral o un cálculo renal, así como hacer estudios de perfusión de órganos. «Los informes podrán ser ahora más precisos y en algunos casos se podrán evitar otras exploraciones como resonancias magnéticas», ha explicado la jefa de Radiología.
 
Supone un avance muy importante también para los procedimientos quirúrgicos mínimamente invasivos, como las punciones o las biopsias. Según la doctora Franco describe este TAC como «fabuloso» ya que «incorpora la detección automática de la punta de la aguja y eso acorta mucho el procedimiento, que especialmente en el caso del pulmón, evita complicaciones».
 
Y en consonancia con el Plan de Humanización que tiene este hospital, igual que en el resto de centros gestionados por Ribera Salud, el Servicio de Radiología ha previsto un «entorno» amable para este nuevo TAC. «Queremos que el paciente esté cómodo y pueda llegar a sentir que se encuentra en un espacio acogedor y relajante», ha explicado la doctora Franco, al tiempo que ha recordado que «el orificio de este TAC es más grande y, por tanto, más confortable para el paciente».
 
«Se va a poder trabajar más rápido pero al mismo tiempo se harán estudios más complejos, lo que supone un reto para los profesionales», ha asegurado tras explicar que la puesta en marcha de esta tecnología requiere un tiempo de adaptación. Estudios vasculares y de los vasos del cuello que provocan un infarto cerebral, dilataciones aneurismáticas de la arteria aorta, estenosis de las arterias renales que producen hipertensión arterial, o problemas de falta de flujo en las extremidades inferiores causantes de las dificultades en la marcha son algunas otras aplicaciones prácticas del nuevo TAC del Vinalopó.
 
Y es que el Servicio de Radiología de este hospital está inmerso en un proyecto de renovación tecnológica, que tiene como objetivos fundamentales incorporar todas las herramientas de inteligencia artificial posibles para ofrecer mayor seguridad en el diagnóstico y agilizar los tiempos de respuesta para los pacientes. Radiología dispone de un área de 1.000 metros cuadrados, totalmente digitalizada y con un equipo de profesionales «de primera», según destaca su jefa de Servicio. Radiólogos, técnicos especialistas en imagen, personal de enfermería y personal no sanitario tienen un alto grado de conocimiento del proceso radiológico, para ofrecer la mejor atención posible a los pacientes.
 
Dra. Ángeles Franco, jefa del servicio de Radiología del Hospital Vinalopó
Licenciada en Medicina por la Universidad de Santiago de Compostela y Doctorada en Medicina por la Universidad Autónoma de Madrid, Ángeles Franco realizó la especialidad por el sistema MIR en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid.
Ha ejercido como radióloga en los Hospitales de Lugo, Ferrol, la Fundación Jiménez Díaz de Madrid y el Hospital San Juan de Alicante. Durante diez años ha sido Jefa de Servicio de la Fundación Jiménez Díaz de Madrid y durante año y medio del Hospital San Juan de Alicante. Acreditada como profesora por la ANECA, ha sido profesora asociada de la Universidad Autónoma de Madrid y actualmente de la UCAM de Murcia.
 
Ha sido responsable de finanzas de la SERAM (Sociedad Española de Radiología Médica) y actual Presidenta de la Fundación Española de Radiología. Vicepresidenta de la asociación española de Imagen cardiaca.
 
Ha publicado 78 artículos, dos libros y 5 capítulos de libros y realizado numerosas comunicaciones a congresos nacionales e internacionales. Ha organizado 7 cursos de imagen cardiaca, uno de radiología simple y dado múltiples conferencias acerca de imagen abdominal, imagen cardiaca y gestión en radiología.
 
Información sobre la cartera de servicios del Hospital Universitario del Vinalopó/ Torrevieja
Telf: 965 72 13 06
 
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. / Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.